Praeter Orwell: Sujetos, acción y open data de la ciudadanía

Bajo la dirección de Ramón Queraltó, acaba de publicarse en línea el número 15 de la revista académica Argumentos de Razón Técnica, correspondiente a 2012, donde tienen a su disposición el siguiente contenido:

ESTUDIOS / ARTICLES

Javier de la Cueva, Praeter Orwell: Sujetos, acción y open data ciudadana / Praeter Orwell: subjects, action and civic open data
Eguzki Urteaga, Los determinantes culturales de la percepción social del riesgo / Cultural features determining the social perception of risk
Anita Gramigna, Una ciencia etopoiética para la sociedad tecnocrática / An etopoietic science for a technocratic society
Andoni Eizaguirre Eizaguirre, Mitos y paradojas de los sistemas de investigación / Myths and paradoxes of scientific policies
Hugo López Araiza Bravo, Cómo y por qué una filosofía de la tecnología / How and Why a Philosophy of Technology
Francisco Cabello Fernández, Tirando del ovillo de la red: Matrices culturales en el origen de Internet / From the ball of the net: cultural frameworks in the origin of Internet

NOTAS / COMMENTARY

Francisco Iracheta Fernández, Ética, economía “verzul” y desarrollo sostenible / Ethics, ‘verzul’ economy and sustainable development

SECCIÓN BIBLIOGRÁFICA / REVIEWS

Sección bibliográfica: Agazzi, E.: La ciencia y el alma de Occidente (Pablo Rey Blanco); Aguilar, M.A. – Nivón, E. – Portal, M.A. – Winicour, R. (Coords.): Pensar lo contemporáneo: de la cultura situada a la convergencia tecnológica (Luis Durán Guerra); Coimbra, Mª Assumpta: (Des)humano demasiado (Des)humano. O homem na era digital. Uma reflexâo com Pierre Lévy (Reyes Gómez González); Granja Castro, D.M.- Leyva Martínez, G. (Eds.), Cosmopolitismo. Democracia en la era de la globalización (Luis Durán Guerra); Apodaka, E. – Merino, L. – Villareal, M. (eds.): Crisis y mutaciones de la expertise. Escenarios, políticas y prácticas del conocimiento experto (José Barrientos Rastrojo); Guillaumin, G.: Raíces metodológicas de la teoría de la evolución de Charles Darwin (Luis Durán Guerra); Stevenson, M.: Un viaje optimista por el futuro (José Barrientos Rastrojo); Beuchot, M.: Epistemología y hermenéutica analógica (Sara Mariscal Vega)


Resumen, palabras clave y conclusión del artículo

En la revista publico el artículo «Praeter Orwell: Sujetos, acción y open data ciudadana» cuyas palabras clave son «Activismo, democracia, control del poder, internet, hacktivismo, open data, scraping, web semántica» y cuyo resumen es el siguiente:

La aparición de las tecnologías de la información y comunicación ha supuesto la difusión de información con ámbito territorial universal por parte de los ciudadanos. En la actualidad, están surgiendo numerosas iniciativas de acción política en internet que abarcan desde la generación de una opinión pública al margen de los medios de comunicación tradicionales hasta proyectos de software cuyo objeto es el tratamiento de datos públicos promoviendo simultáneamente la apertura de los mismos.

Los actores intervinientes en estas iniciativas adoptan organizaciones que no necesariamente corresponden con las formalizadas tradicionalmente (partidos políticos, sindicatos, asociaciones). En el presente trabajo se analizan los agentes intervinientes en este tipo de actividades y su acción, se describen los principios «open data» y se propone una estructura informacional básica que pueda ser tenida en cuenta por todas las iniciativas para facilitar en el futuro la coordinación de los intercambios de información entre ellas.

Asimismo, les indico su conclusión:

En la actualidad tenemos unos actores, unas herramientas, una forma de trabajar en red y unos contenidos que puestos a disposición universal pueden lograr que cualquiera pueda acceder al conocimiento con independencia de su lugar de nacimiento y origen social. Sin embargo, se siguen estableciendo barreras físicas y legales al acceso a la información y al conocimiento, perpetuándose el statu quo de un modelo de sociedad que cada día más nos demuestra que es esencialmente injusto. Hemos de recurrir a la tecnología, pero WINNER (2008, 134) nos advirtió contra los entusiasmos de la «tecnología adecuada»: «Son evidentes las insuficiencias de estas ideas. Los tecnólogos adecuados no estaban dispuestos a enfrentar los hechos del poder social y político organizado. Fascinados por el sueño de una revolución espontánea y de base, evitaron todo análisis profundo de las instituciones que controlan la dirección del desarrollo tecnológico y económico. En medio de esta feliz confianza en sí mismos, no se preocuparon por elaborar las estrategias que podrían haberlos ayudado a superar los evidentes puntos de resistencia». Coincidiendo con él, no debemos pensar que basta la mera existencia de una tecnología para que surja la Justicia o se evite la desigualdad.

Por ello, como ciudadanos debemos ir más allá. No es aceptable éticamente un sistema en el que la ciudadanía financia la creación de datos a los que luego se le impide el acceso o se le entregan por los poderes públicos de una manera desestructurada y en formatos inverosímiles. Tampoco puede aceptarse gerencialmente tamaña incompetencia: si nuestros poderes públicos no saben tratar los datos correctamente, ¿cómo pueden pretender el ejercicio de una correcta gestión? Es un sinsentido del mundo al revés que los poderes públicos hagan mal las cosas, teniendo luego que venir los ciudadanos a reparar en cuatro días lo que los organismos públicos no han sabido hacer. Además, se permiten legislar sobre temas que desconocen, por lo que generan normas injustas e ineficaces: «si se quiere legislar sobre tecnología, habrá que estudiar tecnología». Y, por último, políticamente se le está hurtando a la ciudadanía un capital civil que le pertenece (TAUBERER, 2009).

Y como no puede aceptarse ni ética ni gerencial ni políticamente la solución actual, la toma de la bastilla digital consistirá en que si el poder no nos da los datos, los ciudadanos los retomaremos en el legítimo ejercicio de la vieja desobediencia civil y cuya responsabilidad tan adecuadamente nos justifica RAWLS (1995, 354):

«Empero, si la desobediencia civil justificada parece amenazar la concordia cívica, la responsabilidad no recae en los que protestan, sino en aquellos cuyo abuso de poder y de autoridad justifica tal oposición, porque emplear el aparato coercitivo del Estado para mantener instituciones manifiestamente injustas es una forma de fuerza ilegítima a la que los hombres tienen derecho a resistir.»

El artículo se halla disponible online en la web de Argumentos de Razón Técnica.